logo

¿Porque se considera que la codependencia es una adicción ?

logo

La codependencia es una adicción

La persona que padece de la codependencia  se encuentra enganchada y falto de libertad de elección, independientemente de lo que pase a su alrededor. No importa si alguien le exige algo o no, está metido en su pensamiento circular. Los síntomas de este círculo son sentimientos de culpa, presión, inseguridad, una extrema tensión física y emocional y el deseo consciente o no de poder controlar la vida del otro, dado que lo que hace es dejar una y otra vez el control de sus decisiones en manos de otros. ¡Y esto es totalmente independiente de si el otro quiere este poder o no!

Debido al comportamiento del afectado se puede decir que la codependencia es una adición, ya que su comportamiento tiene todas las características de  una  conducta adictiva.

En la adicción nos encontramos en un estado en el que no podemos cambiar por mucho que queramos. A pesar de lo mucho que sufrimos, caemos una y otra vez. Siempre reaccionamos de la misma manera a pesar de que ésa no es nuestra intención. Es como si nuestra voluntad estuviese paralizada o desconectada. Da la impresión de que necesitamos dejarnos controlar por los demás, perder nuestra autonomía, y de hecho es así.

¿Y en qué  beneficia esta conducta? Recordemos que apenas el codependiente  se puede  percibir y que sólo son conscientes de ellos mismos en la relación con el otro.

Se  Siente  el dolor de heridas muy antiguas que quien  sanar, pero en vez de dedicarse  a ellos mismos y curarse, vuelven  a abrir la herida como si sólo encontraran su razón de ser  en el dolor, el abandono, el hecho de no recibir amor ni  atención.  Se perciben  a través de la carencia porque es lo que conocen mejor. El dolor provocado por el abandono es la prueba de que están vivos.

Refiriéndose a la codependencia la Unidad de Conductas Adictivas de la Vall D´uixo describe : “Viven en una ambivalencia continua entre culpar al otro de todas sus desgracias y culparse a sí mismo de todas las desgracias del otro, en definitiva, hacen cualquier cosa, menos asumir la responsabilidad de sus acciones como individuos. Sienten que algo está mal, pero ya no pueden identificar qué es, llegando a creer que la vida debe ser eso y que es lo normal vivir así.

Podemos decir  por ejemplo que, en una familia alcohólica, el problema de dependencia es mantenido por todos los miembros del sistema familiar, ya que, en su afán por ayudar al adicto, prolongan la enfermedad por la falta de aceptación de ésta. Acaban, de esta manera, transformándola en un problema conductual, creando la ilusión de que se puede controlar.

Una familia conviviendo con un miembro alcohólico, se adapta de tal manera al síntoma de ese integrante, que toda la rutina familiar pasa a depender del estado general y el estado de ánimo de ese padre, por ejemplo. El estado de ánimo de la familia, depende del miembro adicto o violento. Los integrantes aprenderán a moverse en torno al síntoma, y acomodaran cuestiones de la vida cotidiana como fiestas, reuniones, charlas etc. al estado de ánimo o el nivel de intoxicación del miembro sintomático.

Veamos algunas de los aspectos que caracterizan y nos indican que  la codependencia es una adicción.

  • Dificultades para identificar lo que sienten
  • Valoran más la aprobación de los demás que la propia
  • Dificultad para pedir lo que necesitan
  • Baja autoestima
  • Actúan contra sus propios valores para conformar al otro
  • Los sentimientos de los demás se hacen propios
  • Permanecen leales hasta en situaciones de riesgo personal
  • Dejan sus propios proyectos para conformar e los demás
  • Piensan que los demás no son capaces de cuidarse a si mismos
  • Piensan en lo que el otro debe hacer y se olvidan de si mismos
  • Utilizan el sexo para ganar aprobación
  • Tienen que sentir que los necesitan, para sentirse queridos

Todos estos patrones en el pensar sentir y actuar se apoyan en ciertas creencias aprendidas. Estas creencias se han incorporado en la vida familiar, en la escuela y en el legado social y se pueden dividir en ciertas reglas aprendidas que serian:

  • No sientas ni pienses
  • No seas quien eres, Se correcto, No seas egoísta ni frontal
  • No hables de problemas
  • No seas vulnerable
  • No crezcas. No hagas olas en la familia…

Estas reglas que se  incorporan  en la convivencia familiar dan como resultado ciertas creencias que permanecerán muy arraigadas en la persona y que luego inaugurarán todas esas conductas que describíamos anteriormente.

  • No soy digno de amor
  • No merezco cosas buenas
  • Nunca tendré éxito.
    es-el-codependiente-un-adicto

    Es la codependencia una adiccion?

     

Es muy común también ver en el tratamiento de la drogodependencia, acompañando a un hijo comprometido con el consumo, una madre totalmente involucrada con el tratamiento, que se siente responsable de todo, e incluso del consumo de su hijo, justificando las acciones de este, dando excusas continuamente para ocultar o evitar las consecuencias de esta adicción.

Frecuentemente ella piensa “si yo fuera mejor, él no tendría problemas”. También vemos a la esposa que trata de controlar tanto al esposo, como a los demás miembros de la familia de manera compulsiva, buscando una continua sensación de seguridad. Si pensamos en ella, desde esta perspectiva, podríamos considerarla como  una adicta a la adicción de su marido. Estas madres o esposas que sufren con la carrera adictiva de sus familiares, pero es esa misma carrera adictiva las que las ayuda a tapar sus propios temores, limitaciones, depresiones etc. Es por esto que es tan importante no solo el tratamiento familiar, sino que, allí donde visualicemos este tipo de situaciones, poder hacer un recorte individual para contener y trabajar la problemática de esa madre o esa esposa..

Al igual que en cualquier otra adicción vemos, como a través del apego emocional, un sujeto intenta manipular su animo, negar sus sentimientos y desapegarse de si mismo, como un intento fallido de solución, cuando en realidad a través de esta conducta tendrá mas problemas que antes y ni siquiera se tendrá a si mismo para poder solucionarlos. El apego emocional, va a ir llevando a la persona a situaciones de dolor que tratara de ir compensando con la adquisición de otras conductas adictivas, como la compra compulsiva,  la adicción al trabajo, o algún químico. De esta manera la vida de esta persona se ira complicando hasta que pueda realmente enfrentarse consigo misma,  tratar la raíz su conducta adictiva y encontrar la solución donde siempre estuvo….en sí misma, en su interior, en sus propios recursos y potencialidades.

La finalidad de tu cura es que recuerdes  tu misión, tu propio camino, que le encuentres el sentido a la vida y que te des cuenta que eres una persona particular y única llena de oportunidades.

logo
Powered by WordPress | Designed by Elegant Themes