Características de las Parejas dependientes

La dependencia emocional se produce por la existencia de una serie de necesidades de tipo emocional, que se han originado  probablemente desde la niñez, y que se intenta satisfacer mediante la búsqueda de relaciones interpersonales muy estrechas. Estas relaciones pueden acabar siendo realmente agobiantes y destructivas

Pero es sabido que uno de los factores más importantes en la existencia de la dependencia emocional es el miedo, un miedo al abandono y al rechazo, lo que contribuye a que se acepte la sumisión como una estrategia para evitarlos.

Parejas dependientes

Parejas dependientes

Como hemos visto,  La dependencia emocional es la necesidad afectiva extrema que una persona siente hacia otra a lo largo de sus diferentes relaciones de pareja. Sin embargo su carácter crónico no es sólo en la reiterada sucesión de dichas relaciones sino en los rasgos de personalidad de estas personas; es decir, el dependiente emocional lo es también incluso cuando no tiene pareja, aunque esto no sea lo más habitual porque su patología provoca que busque otra desesperadamente. No soportan la soledad, puede sufrir neurosis.

En la persona con rasgos de dependencia emocional se presentan las siguientes características que son similares a otros tipos de codependencia:

  1.  La necesidad por el otro es excesiva y   no se reduce a la propia de una relación amorosa;
  2.  La  necesidad es de carácter afectivo

Es bueno recordar aquí, algunas características de los dependientes emocionales sobre todo en sus relaciones interpersonales, que llevan a la formaación de parejas dependientes

  • Tendencia a la exclusividad en las relaciones. Esto se da tanto en las relaciones de pareja como en las amistades de estas personas, sintiéndose más cómodas hablando con un único amigo que en un grupo numeroso, con la finalidad de no compartirlo afectivamente con otros y pueden, paradójicamente, encontrarse más solas.  La manifestación en la relación de pareja se constituye en que da a entender que más que cariño hay necesidad hacia el otro, implica una cierta falta de construcción personal, es decir, la vivencia emocional del dependiente es que en la cercanía con el otro es como se siente “completo, acabado, construido”.
  • Necesitan un acceso constante hacia la persona de la cual dependen emocionalmente. Esto se traduce en un agobio asfixiante hacia ella. La motivación de este acceso constante es por un lado la necesidad emocional y por otro la ansiedad por una posible pérdida del otro.
  • Idealizan a sus parejas y las escogen con unas características determinadas: ególatras, con gran seguridad en sí mismas, frías emocionalmente, etc. El narcisismo de estas personas es la contrapartida de la baja autoestima de los dependientes emocionales, por eso se produce esta idealización y fascinación.
  • Las relaciones de pareja atenúan su necesidad, pero siguen sin ser felices. De todas maneras tampoco esperan serlo porque su existencia es una sucesión de desengaños y no tienen el componente esencial del bienestar: quererse a sí mismos. Este componente, por otra parte, es fundamental para poder llevar a cabo relaciones de pareja sanas, equilibradas y mutuamente gratificantes.
  • Sienten Pánico ante la ruptura y gran posibilidad de padecer trastornos mentales en caso de que se produzca. De hecho, uno de los dos motivos principales de consulta de los dependientes emocionales es el padecimiento de una psicopatología (generalmente, un episodio depresivo mayor) tras una ruptura cuando esto se produce, el centro de la existencia pasa a ser la nueva pareja. La diferencia con personas “normales” es que éstas suelen guardar un periodo que podríamos calificar como de duelo tras una ruptura amorosa, período en el que no se tienen muchas ganas de tener a otra persona porque la anterior todavía ocupa un lugar privilegiado
  • Tienen un miedo e intolerancia terribles a la soledad, base de su comportamiento ante las rupturas, de su necesidad de otra persona, del apego que tienen hacia ella u otras personas, etc. Esta intolerancia a la soledad se debe a que la relación del dependiente consigo mismo es muy negativa; con otras palabras podemos afirmar que “no se soportan”.  Presentan cierto déficit de habilidades sociales, como falta de asertividad. También destaca el egoísmo, fruto de la necesidad patológica que tienen hacia otras personas. La exclusividad y el agobio que pueden llevar a cabo también hacia amistades denota precisamente ese egoísmo. Pueden tener a otra persona al teléfono hablando de su pareja durante mucho rato sin importarles, por ejemplo, que tengan visita o que se tengan que marchar por cualquier motivo.
  • Autoestima y autoconcepto muy bajos. No esperan ni echan a faltar el cariño de sus parejas porque tampoco lo sienten hacia sí mismos, y generalmente tampoco lo han tenido de sus personas más significativas a lo largo de sus vidas. Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que así como el miedo a la soledad es uno de los rasgos distintivos de los dependientes emocionales, la falta de autoestima es el fundamento de dicho rasgo. El autoconcepto es también bajo por simple coherencia con la autoestima, aunque esto en ocasiones no es así en tanto pueden desarrollar habilidades a lo largo de su vida en las cuales adquieran confianza y seguridad (por ejemplo en el área laboral).

 

y

Pin It on Pinterest

Share This
Aprende amanejar tu emociones EFECTIVAMENTE.

Aprende amanejar tu emociones EFECTIVAMENTE.

Ebook “Como Ser Un Emocional Consciente”

 

 

Hoy puedes llevarte completamente GRATIS el ebook.

¡Simplemente escribe el correo al cual quieres que te lo envíe y te llegará inmediatamente!

Gracias , te estamos remitiendo un correo para confirmar tu suscripción